Antonin Magne cumpliría 107 años

Antonin Magne nació el 15 de febrero de 1904 y falleció el 8 de septiembre de 1983.

Palmarés:
Campeonato del mundo 1936
Tour de Francia 1931 y 1934
Gran Premio Wolber 1927
Gran premio de las naciones 1934, 1935 y 1936
París Limoges 1927 y 1929
París-Sanquintín 1926
Circuit des villes d´eaux d´Auvergne 1929

Si tenemos que dar un adjetivo a este ciclista tendría que ser el de calculador. Antonin Magne o “Tonin” cómo también era conocido, tenía una frase que le caracterizaba y que desvelaba lo que para él era el secreto del Tour de Francia: “Hay que saber durar, ahorrar fuerzas para estar tan fuerte al final como al principio”.
Antonin Magne dedicó casi toda su vida al mundo del ciclismo. Empezó a los diecisiete años, aunque sus comienzos no fueron muy esperanzadores jamás abandonó la esperanza hasta que en 1926 se hizo con su primera victoria en una carrera, la París-San Quintín. A partir de este momento no se bajaría del carro de la victoria ganando múltiples pruebas a lo largo de su vida.
Decíamos al principio que a este ciclista se le podría describir como calculador. En 1931, 4 semanas antes de que diese comienzo el Tour de Francia, estuvo escalando y entrenándose, cada dos días, en los puertos de la etapa Pau-Luchon, realizando estudios de desarrollo. Dos Días antes de que diese comienzo el Tour se volvió a su casa, en los alrededores de París. Durante el reconocimiento de la zona se percató que la carretera por la que transcurría el descenso del puerto Aubisque estaba llena de piedras sueltas. Después de unos experimentos llegó a la conclusión de que ese era el mejor momento para llevar a cabo una escapada y a la vez evitar el peligro que suponía bajar por ahí con todos los demás ciclistas. Gracias a esto logró sacar la ventaja suficiente que le hizo hacerse con su primer título de campeón del Tour de Francia.
La prensa de a época le adoraba y apenas tenía pegas contra él si acaso en alguna ocasión se le criticó su falta de espectacularidad. Después de retirarse del circuito profesional continuaría su carrera como director deportivo, trabajo que estuvo desempeñando desde 1945 hasta 1969.

2 comentarios so far »

  1. 1

    majo said,

    Tonin yes un gallu,muy buen pensamiento,extrnsible a todas las parcelas de la vida.

  2. 2

    Gerardo Fuster de Carulla said,

    Antonin Magne fue uno de los ciclistas más representativos del ciclismo galo en el período que antecedía el inicio de la Segunda Guerra Mundial. Sus principales prestaciones delatan de por sí su desenvuelta talla. Vencer en dos ocasiones el Tour de Francia (1931 y 1934); ser campeón del mundo de carretera (1936), en Berna, y adjudicarse por tres veces el Gran Premio de las Naciones (1934-35-36), nos muestran su categoría. Era un corredor de carácter más bien introvertido, pero poseía mucha paciencia en sus actitudes y mucha voluntad frente a los objetivos que tenía en programa.
    En cierta ocasión llegó a manifestar lo siguiente: “En cualquier carrera es preciso saber economizar fuerzas al principio para ser fuerte al final, en la parte decisiva”. Venía a decir que no valía echar pólvora en salvas un motivo que no llevaba a ninguna parte.
    Sí quisiera sacar a la luz un acontecimiento que se vivió en el Tour de 1934, que bien venció, y que debió agradecer a su compatriota y compañero de equipo, René Vietto, otro ciclista que alcanzó una buena cuota de popularidad en su época. La escena se desarrolló en el mismo corazón de los Pirineos, afrontando el collado de Portet d´Aspet, cuando su director técnico le ordenó al buen René que parase y cediera la rueda delantera a Magne, que había sufrido una seria avería de carácter mecánico y era precisamente líder de la prueba. Lo cierto fue que Vietto, sumergido en la soledad de la carretera, desesperado amargamente, debió esperar nada menos veinte largos minutos a que llegara el coche auxiliar de su equipo y le pudiera restituir la rueda. Vietto llegaría a París, clasificándose quinto en la tabla absoluta. Una compensación secundaria fue el hacerse con el título del Gran Premio de la Montaña sobre el español Vicente Trueba, al que llamaban “La pulga de Torrelavega”, que hizo el segundo.
    Loable y meritoria gesta realizada por Vietto a favor de su capián de la escuadra. Es un hecho que no podíamos pasar por alto al hacer glosa de Antonin Magne, que una vez retirado de su actividad como ciclista ejerció de director técnico de la casa de ciclos Mercier, en la que habían figurado los conocidos Van Steenbergen, Gauthier, Bobet y Privat, entre otros.


Comment RSS · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: